FORTUWEB
  Oraciones a Jesús
 


Las pisadas
 

Anoche tuve un sueño.
Soñé que caminaba por la playa
acompañado del Señor.
Y que en el manto de la noche
estaban retratados todos los días de mi vida.
Al mirar hacia atrás,
vi que por cada escena que pasaba
quedaban dos pares de pisadas
impresas en la arena:
eran las mías y las del Señor.
Así continuamos avanzando
hasta que todos mis días se acabaron.
Entonces me detuve y miré hacia atrás,
y vi que en algunos lugares
había sólo un par de pisadas en la arena.
Y esos lugares coincidían exactamente
con los días más tristes de mi vida,
los de mayor angustia, los de peores miedos,
los del más cruel dolor.
Esto me perturbó, y pregunté al Señor:
"Señor, cuando resolví seguirte
me dijiste que estarías conmigo
todos los días de mi vida;
y yo acepté ir contigo.
Entonces, Señor: ¿por qué me dejaste
en los peores momentos?
¿Por qué me abandonaste cuando más te necesité?"
Y el Señor me respondió:
"Mi querido hijo, yo te amo,
y jamás te dejaría en el momento del dolor.
Y no te dejé.
Cuando viste en la arena
las huellas de un solo par de pisadas,
fue justamente allí
cuando yo te cargué en mis brazos.
Madre Teresa de Calcuta


Oración de san Francisco ante el crucifijo
 

Alto y glorioso Dios:
ilumina las tinieblas de mi corazón,
dame una fe recta,
esperanza cierta,
caridad perfecta
y humildad profunda.

Dame, Señor,
comprensión y discernimiento
para cumplir
tu verdadera y santa voluntad.
Amén.
San Francisco de Asís


Oración de san Ignacio
 

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo,
purifícame.
¡Oh buen Jesús! ¡Óyeme!
Dentro de tus llagas
escóndeme.
No permitas que me aparte de ti.
Del maligno enemigo
defiéndeme.
En la hora de mi muerte
llámame.
Y mándame ir a ti.
Para que con tus santos
te alabe.
Por los siglos de los siglos.
Amén.
San Ignacio de Loyola


¿Quién eres Jesús?
 

¿Quién eres Jesús?

Eres Palabra que debe ser proclamada;
verdad que debe ser dicha;
luz que debe ser encendida;
vida que debe ser vivida.

Jesús,
eres Amor que debe ser amado;
alegría que debe ser compartida;
paz que debe ser apreciada;
Pan de Vida que debe ser comido.

Jesús,
eres el hambriento que debe ser alimentado;
el desnudo que debe ser vestido;
el sin casa que debe ser cobijado;
el solitario que debe ser acompañado.

Jesús,
eres el despreciado que debe ser acogido;
el preso que debe ser visitado;
el niño que debe ser enseñado;
el enfermo que debe ser consolado.
Madre Teresa de Calcuta
 


 





 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=